5 tendencias de sustentabilidad para el 2013

1. La resiliencia: es un término que significa muchas cosas; para un ambientalista se puede referir a restaurar un hábitat que ha sido perturbado, pero para una empresa es la habilidad de recuperarse después de un trastorno en sus recursos. Después de la devastación de fenómenos como el Huracán Sandy, las ciudades del mundo también examinan su capacidad para reponerse a desastres naturales. Tanto el sector privado con el público invierten en fondos para contingencias, pero también en estrategias que minimicen los efectos de los fenómenos ambientales.

2. Transparencia y medición de energía: en 2012, varias ciudades estadounidenses se unieron a la iniciativa de la Agencia de Protección Ambiental para medir y reportar el desempeño energético, y Nueva York se convirtió en la primera ciudad en hacer públicos estos datos, que revelaron que los edificios nuevos, que cuentan con certificación LEED, tienen mejores resultados. Estos datos ayudarán a que tanto gobierno como propietarios tomen mejores decisiones tanto para su economía como para el ambiente.

3. Inversiones en redes eléctricas inteligentes: Estados Unidos ya tiene un fondo que subvenciona los gastos de instalación de redes eléctricas inteligentes, una tendencia que será importante para lograr un futuro de alto desempeño eléctrico. También en EEUU, se calcula que los bajones de energía cuestan hasta 150 billones de dólares al año, afectando cada vez a más personas, pues las redes tienen gran demanda.

4. Inversión en edificios inteligentes: muchos propietarios tienen dudas y no quieren invertir en elementos como instalaciones solares, pero acaban pagando más en pequeños costos operativos cada año. Pero las nuevas tecnologías, que permiten que un equipo administrativo monitoree fácilmente el desempeño, es posible hasta encontrar defectos de funcionamiento antes de que causen una interrupción en servicios.

5. Aceptación de la energía renovable: la industria de la energía renovable continúa creciendo, mientras que los costos de generarla cada vez son más bajos. México, como sabemos, es un país que todavía puede explotar mucho más la energía solar, pero también están surgiendo otras alternativas, como la energía de biomasa y la mareomotriz.

VÍA/EXPOK

Contacte con nosotros aquí >>